Los buenos propósitos se suelen quedar en servilleta mojada…


boom2

He llegado a los 30, estamos en 2013, son las 3:30 y hoy es 3, son muchos treses ya.

Primero de todo mis disculpas por incumplir la frecuencia de comunicación con los miles de fans que me seguís; segundo, y siguiendo el protocolo ordinario, salut y força al Canut, que últimamente no anda muy fino. También os deseo paz, amor, felicidad y turrón de Suchard hasta finales de marzo en las estanterías del supermercado.

Este año, como todos, he elaborado una lista de deseos y buenos propósitos. Es tan larga e idealista que me he deprimido nada más poner un pie en este nuevo espacio temporal del que podemos esperar no menos que mala suerte, sobre todo si los políticos siguen jugando al Apalabrados en las sesiones del Congreso cuando se aprueban leyes importantes para la economía, y para nuestras ganas de vivir en un país dónde el único placer que nos va a quedar es comer chorizo en familia porque es lo único que abunda.

Después de varios segundos de tensión mirando la pantalla con los ojitos haciéndome el efecto moiré, he tenido que quedarme sólo con tres buenos propósitos:

  • No ver las noticias.
  • Ignorar a mi jefa.
  • Irme de vacaciones cuando todo el mundo vuelva.

Es lo único hacedero que he escrito.

Entre lo que he desechado se encuentra:

Enviar un mail con sugerencias para la reforma de las administraciones (no vale de nada porque sólo se van a limitar a suprimir el papel higiénico de las oficinas del INEM)

Ganar a la lotería (jugar es fácil, ganar no tanto, pero lo cierto es que si gano, se llevan el 20%, o sea, que si gano el reintegro del Niño, 20 euros, me pago un bocadillo de calamares con lo que me quede después de los impuestos,  sin salir de la crisis)

Resucitar mi fe en la política (Para que voy a perder el tiempo escribiendo y vosotros leyendo los porqués que conocemos de sobra…?)

Deseo que mi suegra deje de lanzarme dardos envenenados con aspiraciones de ser abuela (…al margen de la presión laboral, hay otro tipo de presiones incontrolables)

Dejar de maldecir y desear un atragantamiento espontáneo con un trozo de filete a mi vecino de arriba cada vez que intenta pasar a otra dimensión a lo Regreso al Futuro  moviendo muebles a las 3 de la mañana. (Si le dejo de maldecir por eso, le seguiré maldiciendo por obligarme a escuchar sus orgasmos y los orgasmos fingidos de su acompañante en estéreo, a horas intempestivas).

Evitar el envejecimiento por oxidación que sobreviene al pasar la frontera entre la veintena y lo que va después. (No hay marcha atrás, ni Beyoncé compartiendo conmigo sus secretos de belleza más profundos, conseguiría frenar al p…reloj biológico).

Deseo que la gente se diga más la verdad a la cara y que el cinismo quede relegado a Tita Cervera y María Dolores de Cospedal. (No hay cojones porque ya no hay humildad y sí mucho que esconder)

No indignarme cuando me obliguen a borrar las fotos de mi teléfono al ser pillada in fraganti haciendo fotos a todos los cuadros de las exposiciones para joder la marrana, cuando no hay cartel de prohibición (me gustar violar leyes y desafiar a la gravedad obligando a que se levanten de una banqueta inestable los seguratas barrigudos de los museos, así que lo siento, pero esto no lo puedo hacer)

No sigo porque sino lloro, pero os podéis hacer una idea de cuán frustrante ha sido escribir esta lista y ver que tan poquitos deseos y buenos propósitos pueden devenir realidad.

¡Feliz!, ¡feliz…!, mmmm…..bueno, suerte con vuestra futura pensión de jubilación, a veces toca! ;p

Anuncios

6 comentarios en “Los buenos propósitos se suelen quedar en servilleta mojada…

  1. Jajajajajajjajaaaaa
    Tienes que escribir más a menudo porque me meo de risaaa.
    Pronto nos vemos y tendremos oportunidad de cambiar el mundo…porque TÚ Y YO SI PODEMOS!
    Muuuuuuaaaaaaaa!!!

  2. Hola,

    Ataviada con una manta de cebra (estampado hay que aclarar) sobre mis hombros, pachucha, y preguntándome desde hace meses porqué dejé de escribir mis gilipolleces que también gustaban a unos cuantos locuelos, esta tarde me tropiezo con tus historias.

    No sé quién eres, ahora un poco más, pero me has hecho pasar por varios estados: risa, compasión, admiración y empatía.

    Tengo la sensación de que te conozco, aunque ninguna amiga vive en Francia (que yo sepa) pero aquí tienes a una admiradora (he leído todo lo que he podido) y creo que hay más de uno y más de dos que a lo que tú llamas gilipo… otros, con menos talento, lo juntan, lo empaquetan y venden libros.

    ¿En los treinta? En la década perfecta.

    • Querida Juana,

      No sabes la alegría taquicárdica que me has dado. Nunca pienso en las emociones que puedo provocar con mis chascarrillos, bueno sí, las supongo, pero nunca las sé y menos aún con tanto detalle gráfico así que te lo agradezco en el alma, además, saber que alguien aparte de mi, hace safaris en el sofá, me llena de orgullo, aunque no estoy segura de si hacer la croqueta en el sofá y disfrazarse de zebra con una manta sea equiparable…bueno, el caso es que te animo a ser una fuente de gilipolleces con las que alimentar de nuevas perspectivas a los que, como yo, nos gusta lo auténtico.

      Espero verte en tu casa, o en la mía 😉

  3. Desde mi humilde morada alicantina (tierra dura aunque haya playa) te seguiré leyendo. Incluso ayer fuiste protagonista de una conversación donde el tema era: “Cuántos libros, cuanta gente opina y sentencia sin tener ni idea de nada, ¿por qué nos martirizan con noticias negativas?” Y ahí apareciste tú con todas tus vivencias (algunas sé que no tan de ji ji ja ja) pero con un elemento que necesitamos como el agua: humor, ironía y sobre todo frescura.

    Je je je, qué mal estaba ayer y hoy también, tengo una manta con un estampado que simula la piel de una cebra y parecerá una tontería pero a mí me hace sentir bien cuando la veo, y además me abriga… lo que no sé si te gustará tanto es que es regalo de una conocida marca francesa 🙂 de hace tres años.

    Pero confieso que la idea se vivir un safari en mi sofá me pareció emocionante… si no fuera porque te escribo desde una silla poco cómoda. Te deseo un buen día y brindemos con lo que te plazca: infusión, alcohol o como en mi caso agua marca Cortes.

    Encantada de conocerte 😉

  4. Malditos gabachos. Desde Pablo Picasso el pintor, hasta Josefa Hinojo la reina del cementerio, se nos han llevado siempre lo mejor del talento español …

    • Ay Canecillo! Ya te echaba de menos! Mis niveles de moral habían bajado estrepitosamente pero ahora que sé que todavía existes, se han estabilizado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s