Un martes 13, mejor no dar marcha atrás.


Don Alfonso de Bourbon, un octogenario supuesto pariente del Rey, murió en San Diego atropellado por un camión de basura que daba marcha atrás, mientras escarbaba en un contenedor. Si el origen de su parentesco tiene lugar en la tasa de alcohol en sangre producida por un excesivo consumo de Bourbon, en efecto eran familiares directos, aunque por lo visto se habla de un parecido físico con Alfonso XIII. En realidad no es de este extraño personaje con el que compartía aficiones diogenésicas del que quiero hablar, sino de la marcha atrás.

¡La marcha atrás sirve para tantas cosas! El caso es que pensando en idioteces mientras conducía, me di cuenta del peligro que implica practicarla.

Leo montones de noticias de atropellos en este sentido, y la verdad, no me gustaría morir como Judge Doom en ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Disney 1988).

Echadle un ojo a esto:

Llevaba el Ipod y no se enteró

Agente de “Ocaso” no tenía seguro de vida

No vió nada

Es curioso que una consecuencia tan recurrente de esta práctica a veces dispare el índice de natalidad de un país  ¿Cuántos niños  son hijos del Señor Coitus interruptus? Estoy segura de que yendo más allá en vuestras indagaciones familiares, tendréis la confirmación de aquel a quién siempre le habíais visto cara de…

Don Interruptus, es y será mientras exista Repsol, el principal competidor del Butanero en tasa de fecundidad. A ellos dos les debemos el argumento universal de la mujer adúltera.

No todo son historias de muertes y cuernos, también hay cosas buenas, sino que se lo digan a Aníbal Cavaco Silva, el jefe de estado de Portugal, que gracias a la presión social ha decidido dar marcha atrás a las medidas de austeridad presentadas por su primer ministro Pedro Passos Coelho (que por cierto ha acabado dimitiendo), en las que pretendía aumentar las cargas fiscales a los trabajadores y bajárselas a las empresas para “impulsar la economía”.

¡Hay que ver! en el nombre del impulso a la economía se están cometiendo tantas barbaridades como en las Cruzadas en el nombre de dios…

…en fin… en un día lleno de supersticiones como hoy, creo que será mejor alejarse de los “vehículos longos”, no tomar decisiones políticas y evitar hacer el amor.

Si al tiempo cruzas los dedos, puede que te tengas buena suerte en el sorteo del E.R.E. de tu empresa.

Anuncios